Archivo mensual: junio 2010

2.028 kilómetros por amor al periodismo

Jon aún no lo sabe, pero algún día seremos como Bonnie y Clyde o como Thelma y Louise o, poniéndonos a querer, como Bob Woodward y Carl Bernstein. Da igual. El caso es que como nos lo pasamos tan bien en nuestro debut en Café & Periodismo, nos hemos convertido en pareja periodística de hecho y nos hemos propuesto estar en cada sarao que se cruce en nuestro camino. Que se preparen las carreteras, los mares y los cielos, que allá vamos.

Nuestro próximo destino será Huelva. Recorreremos 2.028 kilómetros de ida y vuelta para estar en el encuentro Nuevas herramientas para el periodismo organizado por la Universidad Internacional de Andalucía. Sexo, drogas y rock&roll; carretera, periodismo y playa.

Victoria Cabrera nos enseñará a buscar nuevos mercados; Antonio Granado nos contará el reto de la integración de redacciones; Ícaro Moyano, la función periodística de las redes sociales y Ramón Salaverría, las tendencias en los géneros multimedia. Aprenderemos a marcar la diferencia con vídeo, audio y fotografía de la mano de Javier Arias y a construir estrategias, contenidos y operaciones en las nuevas televisiones pensadas para Internet con José Moreno Ruiz, para rematar con Antonio Manfredi, que nos hablará de los nuevos modelos de consumo televisivo en la red.

En el viaje de ida comentaremos cada boletín de radio, recordaremos anécdotas vividas, soñaremos con un mundo mejor. Destriparemos la profesión para volverla a construir. Seremos felices creyendo, por un momento, que todo tiene solución y que tenemos la manera.

Volveremos queriendo escuchar más historias que nos recuerden que no tenemos ni idea. Anhelaremos dejar nuestros curros sistemáticos para hacer periodismo de verdad. Desearemos encontrar soluciones viables y ponernos el mundo por montera. Querremos aprender más para intentar ser un poco mejores.

Y todo por amor al periodismo. O a la playa. O al rock&roll. O a lo que sea.

Anuncios

¿Qué ha pasado en Valencia?

¿Qué ha pasado hoy en Valencia? Si alguien ha llamado a Gara para avisar de que había cuatro bombas, ¿por qué Gara no ha publicado nada? Y si no estaba confirmado, ¿quién se lo ha filtrado al resto de medios? Y, ¿quién ha confirmado a Público que había estallado una de las bombas? ¿No será que, igual que los periodistas confiamos demasiado en las agencias, también confiamos demasiado en las fuentes oficiales? Queda abierto el debate.

A. Etxaniz ha publicado en ZuZeu.com un artículo interesante al hilo de esto hoy. Ahí os va la traducción.

¿Qué ha pasado en Valencia?

La agencia Vasco Press decía que la Policía andaba buscando cuatro explosivos de ETA. En las redacciones ha saltado la alarma, pero ¿qué ha pasado?

Según Vasco Press, la Policía buscaba cuatro explosivos en Valencia. Un desconocido ha debido de llamar a Gara a mediodía, supuestamente en nombre de ETA. Los cuatro lugares en los que estaban las cuatro bombas estaban supuestamente bien señalados: la carretera 35 que une Liria y Campanar, la V-30, la entrada-salida de las vías de tren que van a la capital y la avenida Cid hacia Manises.

Aunque la llamada la ha recibido Gara, el periódico con sede en Donostia no ha publicado nada en su web. Berria tampoco mencionaba nada. Y lo que es más grave, El Mundo, El País y el Diario Vasco, que tienen vía directa con el departamento vasco de Interior, tampoco. Eitb, Público, el grupo Noticias y El Correo sí han mordido el anzuelo de Vasco Press.

A las 12.00 h, El Correo aseguraba que el periódico Gara había recibido una llamada y que la Policía estaba buscando explosivos. Al rato, citando fuentes policiales, Público aseguraba que uno de ellos había explotado. Más tarde confirmaba que esa fuente era la Guardia Civil y que las demás fuentes policiales no sabían nada. Mientras, los demás medios de comunicación seguían en silencio.

Dos horas después, la Policía ha suspendido la investigación y las portadas digitales de esos periódicos seguían dando la noticia. No había bombas, ni que habían explotado ni sin explotar.

Hoy

¿Falsa alarma o suceso interesado? Eran muy llamativos los comentarios de las noticias. Muchos han aprovechado para hablar de la falsedad del acuerdo estratégico del domingo. La verdad, si lo de los explosivos fuera verdad, el acuerdo del domingo tendría que pasar una prueba de oro.

Pero, ¿a quién le interesa este cuento de las cuatro bombas?

Sería una pena no reírse