Archivo mensual: junio 2012

De frambuesas y pistachos

Dudé entre la frambuesa y el pistacho, pero elegí la fruta por lo veraniego, a pesar de que eso suponía descartar mi particular magdalena de Proust: los iraníes que nos regalaba nuestra abuela cada viernes al salir de la ikastola

¿Quién soy? Es lo que intento descubrir cada día. Sé que me llamo Izaskun (o Nuksazi). Sé que elegí ser periodista. Sé que cada día soy más feliz.

Creo que soy foodtichista. Me gusta la comida de verdad y soy más de producto que de técnica. Una vez lloré cuando me sirvieron unos hongos con patatas. Otra, me excité escuchando a un cocinero hablar de la sensualidad de la trufa blanca. Mi imaginación me lleva lejos de mí, qué le vamos a hacer.

Viví en un restaurante durante año y medio. Lo que más me gustaba era bajar a la cocina en pleno servicio y observar desde una esquina la adrenalina que desprendían al trabajar para que todo marchara perfecto. Con el tiempo me di cuenta de que me recordaba a una Redacción. De esa época recuerdo con especial cariño un día que quedé con un amigo para tomar un café (con hielo y sin azúcar) cerca del mar y ocho horas después nos dimos cuenta de que habíamos parido un libro.

Hace poco descubrí que una de las cualidades que más aprecio en una persona es que sea disfrutona, que sepa comer. La gente que gime mientras come me cae bien. Entre mis amigos hay unos cuantos que lo hacen.

También sé que me gustan los desayunos largos con periódico, que me saquen a cenar, observar cómo crecen los bizcochos en el horno, el cordero de mi padre, las kokotxas de mi abuelo y las alcachofas de mi madre. Las mejores lentejas que he comido en mi vida las cocinó (con todo el amor) un japonés.

Lo pruebo todo. Siempre. Y me va bien porque solo hay dos cosas que no soporto: la cebolla y el ajo, solo si están crudos. Es mi lado más vampiro, pero esa es otra historia.

(Resucito Alderrai solo porque hoy me apetece. Este post es parte de un juego que solo unos pocos entenderán. Va por ellos.)

Anuncios